DE PASILLOS


Se comenta

Los negocios de Gainza: el concejal que ensucia a Cambiemos



Fecha: 21/11/2016   00:54  |  Lecturas: 27040

  Dice textualmente en Data 24 que intendente Varisco conoce muy bien el tema, pero mira para otro lado ya que es el precio que debe pagar por ser intendente gracias a una campaña financiada por el Pro





 
 
Una señorial casona de mediados del siglo pasado, con un amplio hall característico de la época, recibe a quienes deben concurrir por algún trámite (muy pocos por cierto), a la Secretaría de Relaciones Institucionales de la Municipalidad de Paraná (SRI). Un aire de tranquilidad y de delicados aromas es lo primero que se percibe, antes de que una elegante jovencita aparezca desde detrás de una estupenda puerta de vidrios biselados para recibir al visitante.
 
Todo está tan prolijamente adecuado que pareciera que se entrara a una embajada extranjera antes que a una oficina municipal. El contraste con cualquier otra dependencia de la municipalidad paranaense es brutal. Ni siquiera el área de la presidencia del municipio tiene la suntuosidad de la SRI, mucho menos el despacho del propio intendente, donde no es difícil en algunas ocasiones advertir el paso de una cucaracha bien alimentada de papeles. Aparte de que en ese despacho es el único lugar de toda la municipalidad donde está permitido fumar.
 
La SRI es "distinta" porque es la representante del Pro. Ninguna otra dependencia tiene funcionarios del partido amarillo. Solo esa. Los otros dos representantes del Pro están en el ámbito del Concejo Deliberante, pero esa es otra historia.
 
La SRI está dirigida por Estela Boeykens, una mujer que si se le pregunta porque está en ese lugar, difícilmente sepa explicarlo. Ella está y punto. Alguien se va a encargar de explicarlo. Estela, como la llaman todos (en realidad todos se llaman por sus nombres de pila en ese lugar), es la suegra (¿o era?), de Emanuel Gainza, "Ema", el concejal, que fue quien hizo que la nombraran en ese lugar.
 
En este punto hay que aclarar algo. La SRI nunca existió en la municipalidad de Paraná. Fue creada por esta gestión exclusivamente para colocar allí a los amigos del Pro que tanto "pusieron" para que el polémico Sergio Fausto Varisco fuera intendente. Incluso la idea original no fue de alguien del Pro, sino de quien es el presidente del partido Unión por la Libertad (UL) en Entre Ríos, el dirigente Eduardo Cantoni, a quien Varisco le había ofrecido el cargo. Claro que como UL no puso un peso para la campaña, y el Pro "la puso toda", había que pagarle. Por eso Varisco se olvidó de Cantoni, pero no de su idea, y le dejó la SRI a los macristas.
 
Así llegó la SRI a manos del Pro y Estela al frente de ella. El segundo de Estela es "Maxi", que no es otro que Maximiliano Rodríguez Paulín, el íntimo amigo de "Ema" y el resto de los integrantes son todos tan jovencitos, que la SRI, cuando se juntan todos los que cobran, parece una guardería infantil.
 
Eso ocurre solo una vez al mes. ¿Cómo una sola vez al mes?. Tranquilos. El tema es así: La mayoría de los que cumplen funciones en la SRI son contratados mediante la modalidad de "contrato de servicio", otros, están bajo la modalidad "de obra". Estos son mayoría y a su vez "comparten" sus haberes con otros. ¡¡¡¿¿¿Quéééé???!!!
 
De nuevo (cómo dicen en el Pro), tranquilos. El tema es así: Los contratos "de obra" no sufren ningún tipo de quita, son una especie de sueldo en negro, que solo figuran en una planilla que registra cuanto se paga y quien cobra. Pues bien en la SRI, esos contratos "de obra" serían cobrados por una veintena de chicos, pero a su vez el monto percibido por cada uno de ellos sería repartido entre otros treinta.
 
Ese es "el día de pago" en la SRI y estar allí en ese momento hace pensar que uno está realmente en una guardería infantil, donde un montón de chicos alborotados corren descontroladamente de un lado a otro alegres por haber recibido su "cajita feliz". Pero esa es la parte menos tenebrosa de la SRI, porque así como hay un montón de niños felices por agarrar unas moneditas que quizás les sirvan para sus estudios, y está bien si así fuera, hay allí ciertos "buitres" que se llevan la mejor parte y que se abusan de la inocencia de esos jovencitos que son usados como la pantalla de otros intereses.
 
VOLVAMOS A ESTELA:
Como dijimos, Estela, no sabe porque está allí, y cómo no sabe, le trajeron un asesor de Buenos Aires. ¡¡¡¡Sí!!!! de Buenos Aires. Para ello crearon dentro de la SRI, lo que se denomina Sub Secretaría de Relaciones Internacionales, un área sin ningún otro propósito que el de albergar a un funcionario amigo de alguien que le debería algún favor.
 
El hombre, setentón, de buenos modales, es el "abuelito" para los chicos. Él les cuenta sus historias pasadas y sus proezas como asesor político en países de Centroamérica. Es como una especie de Durán Barba para los jóvenes macristas de Paraná. Claro que "el abuelito" bien caro les sale a los paranaenses: Según las planillas su sueldo que se integra entre otros rubros por el de "gastos" (el hombre se aloja en un lujoso hotel y va y viene a Buenos Aires en avión), es de unos 50 mil pesos mensuales.
 
La SRI es un organismo que le sale muy caro a los paranaenses, no solo por los sueldos de sus principales funcionarios, sino además porque cada vez que organiza algún acontecimiento en el que tenga injerencia, los gastos son de una gran envergadura. El presupuesto de la SRI supera largamente a los de otras áreas con mayor importancia e incidencia en la vida de los paranaenses. Con todo lo que se mal gasta en la SRI se podrían hacer muchas acciones importantes y concretas, y no solo actividades "sociales", llenas de globos amarillos, en las que los integrantes de esa dependencia lo único que hacen es exhibirse ante la sociedad como los "distintos" dentro del municipio, pero sin dejar nada positivo para la misma.
 
La SRI, si bien es dirigida por Estela, quien realmente maneja todas las cuestiones en ella es el concejal Emanuel Gainza. El "Ema". Todos los jóvenes que lo siguen, y que él no pudo acomodar en el Concejo Deliberante, mediante los contratos de obra, son quienes forman parte de la SRI, dónde "sacian" sus necesidades económicas. Ellos son los "soldaditos" de Gainza que lo siguen a todos lados cuando él los necesita por algún motivo. Todos esos jovencitos, la mayoría no llega los 18 años, son los que luego de unos años se darán cuenta de lo que pasó y partirán desesperanzados del Pro local, cómo hace ya varios años viene sucediendo con muchos otros que también creyeron en el "Ema" y sus globos amarillos.
 

 



Fuente:  21 de noviembre de 2016 (data24)


TAGS:::









 

Agencia de Noticias DERF
E-mail:grupoderf@hotmail.com
Santa Fe - Santa Fe
Argentina

NAVEGACION

REDES SOCIALES

 | Facebook Facebook  | Twitter Twitter  | Google Plus Google Plus
Diseño sitios WEB
Copyright ©2017 todos los derechos reservados
Diseño Web Grandi y Asociados